Servirse del arte para que la fragilidad baile

               Cuando la fragilidad baila

Hemos visto que el arte sirve para comunicar sentimientos, pero también tiene otras características.

Hace que en condiciones restringidas, la conducta humana se oriente a la ayuda de los demás para llevar a cabo ciertas acciones que sin esa condición de lo humano no sería posible.

Desde 1964 Isabel Albors es profesora de ballet en Santa Cecilia, su propia escuela, pero a mediados de los noventa descubrió el que ha sido el mejor proyecto de su carrera, cuando algunos niños con necesidades especiales empezaron a ser alumnos de Santa Cecilia.


Entradas populares de este blog

Rolex felicita a Roger Federer

“En busca de mi otro yo”