Servirse de los ancianos como maestros

Un poco de arte para alimentar el alma.

¿Que sería el hombre sin el arte?

Todos necesitamos de los ancianos para aprehender. Sea el ámbito que fuese. Ellos son nuestros maestros, son ejemplos con sus actos y deberíamos servirnos de ellos en los distintos caminos que uno seguiría según su vocación. Nada hacemos, que no sea la mimesis de nuestros maestros. No en vano, dijo Platón en su República, que para tener una buena justicia hay que buscar a los ancianos, y si busca  a un médico que sea el más arcaico.
Este video nos ilustra, en donde un artista reconoce que él ha aprehendido mucho de su maestro.
Pero también es digno de decir que hay que tener la humildad de reconocerlo como tal.
Muchos dirán, por qué este vídeo. Es simple, porque solo los artistas, tienen la sensibilidad bien desarrollada, opuesto a los racionalistas que están escaso, fruto de su hipertrofia razón.

¡Si quieres mejorar en lo que haces, busca a un anciano!








Entradas populares de este blog

Rolex felicita a Roger Federer

“En busca de mi otro yo”

Pensamiento de Martin Heidegger