¿Para qué sirve la antropología?


¿La antropología ha muerto?


La antropología moderna pareciera que se ha olvidado del anthropos, de su estudio y ha prestado más atención al accionar del hombre reduciéndolo a la esfera cultural. Pero, ¿Qué es el hombre?
Ha establecido con la cultura una nueva ontología. 
Se ha focalizado en un concepto que no lo ha definido sino lo que ha hecho es crear tantos conceptos como opiniones surjan. Toda construcción nos lleva a atisbar desde una posición ideológica.  
El concepto lo es, si entendemos a la realidad como algo extramental, de lo contrario caeríamos en un racionalismo o en un idealismo.
Se ha olvidado de los conocimientos previos de toda una historia anterior y ha querido reformular, replantear, como si fuese la antropología la única ciencia que habla del hombre, si es que lo hace.
Pero si se trata de ciencia, habría que preguntarse si lo que intenta llevar a cabo es una ciencia o persuadir que lo es, para ser aceptada como tal. Pero no siendo leal a su propio estudio, quedándose en la doxa y no queriendo llegar a la episteme.
Si se puede decir algo de lo que intenta hacer la antropología es persuadir. Alejándose de tratar de conocer y de comprender al hombre.
Trata de justificarse con lo relativo cultural para ser honesta con su doxa.
Lo que se dispone es de imponer una ideología mostrando un cierto odio y rechazo al conocimiento occidental, al origen de nuestro conocimiento a la manera de una conducta pueril.
La investigación antropológica parecería que deja de lado su método que tanto fomenta, para quedarse con el método que tanto critica; el etnocentrismo, para tratar de enmascarar cambiando el concepto a la manera de un nominalismo.

Sánchez Dávila, Mario E. en: “La antropología ha muerto. Cinco críticas para reconstituir la antropología del siglo XXI”, ya nos advierte de las críticas que se le puede hacer a la antropología para romper su parálisis.

Una antropología que se desvía de buscar la verdad y no dice nada acerca del hombre sino enfocándose en una mera actividad queriendo hacer una retórica para llegar a una sociedad más extensa es tratar de seguir con la filosofía idealista, apartarse de la realidad.
Entonces; ¿Para qué sirve la antropología?

Todo lo que se aparta de la existencia pierde sustento pasando a ser ciencia ficción.

Entradas populares de este blog

Rolex felicita a Roger Federer

“En busca de mi otro yo”

Pensamiento de Martin Heidegger