domingo, 31 de diciembre de 2017

¡Recordar para vivir!

¡Feliz Año Nuevo!

Se aproxima un año nuevo más con todo lo que significa: incertidumbre, proyectos, deseos.
No es poca cosa sino, es un año más de vida que hemos experimentado. ¡Eso es lo que tenemos que valorar, el de estar vivos! El de poder revivir encuentros que marcaron nuestras vidas. Somos en relación al “alter”. Con el otro nos vamos desarrollando y llegamos a ser lo que somos.

Por eso hoy más que nunca en un mundo muy convulsionado y de prisas, de vez en cuando es lindo revivir momentos gratos, recuerdos guardados en nuestra alma.

Lo material se desvanece con el paso del tiempo pero lo vivido constituye nuestra esencia y es lo que nos acompañará en la eternidad.

Aprovechando las fiestas, época del año que nos vuelve más sensibles, más humano, más tolerantes,  trato de recordar lo vivido a lo largo de mi existencia. “Hechos” que han forjado mi historia de vida  que  quedarán en la impronta de mi espíritu.
Podemos estar distanciados, podemos estar juntos, una relación humana puede llegar a su fin, caminos que nunca se encuentran pero, los recuerdos no se borran, las huellas quedan por más que los destinos hayan sido otros. Siempre habrá despedidas pero, también es cierto que somos libres para traer a nuestra mente momentos inolvidables.


¡Feliz Año Nuevo!

¡Gracias por permitirme compartir mis vivencias!


jueves, 21 de diciembre de 2017

¡Deseo más “Pecunia” para este 2018!

¡Lo más importante es la pecunia!

Seguimos con los deseos ya que estamos próximos a las fiestas y es época en que algunos hombres, su carga de afectos lo conduce a un comportamiento no habitual en él.

Partiendo de que somos personas y como tal indigente, uno de los deseos que no deberían faltar para estas fiestas, que me animo a pronunciar como lo primordial es: “La pecunia” es, lo principal.

El mundo se mueve por lo económico, las relaciones humanas están condicionadas por el "sestercio". Todo lo demás es dependiente.

Muchos fines se logran por este medio y como tal tiene su valor ya que estamos en una sociedad regida por lo material.
Nos han hecho creer que somos “stultus” y que siempre que para ser felices es prescindible gozar del dinero y es, todo lo contrario. Se hace evidente en los países subdesarrollados en donde no poseen ni agua potable, medicinas y mueren miles de niños por desnutrición.

Nos han querido someter a una ideología que como tantas otras no conducen a nada concreto sino como meras ideas vacías.

Hoy en la época que vivimos, sin dinero no se logra ni se obtiene; educación, alimento, vestimenta, refugio, salud, bienestar, recreación, condiciones necesarias para subsistir.

Y no son meras especulaciones sino, que saltan a las experiencias. Cuantos matrimonios se han separados, cuantos estudiantes han desertados, cuantos han sufrido algún tipo de enfermedad, cuantos han caído en depresión, cuantos se han vuelto locos, cuantos han quedado en el intento en salir de la convalecencia, solo por el hecho de no tener el bien apreciado: “la pecunia”.

Ya Aristóteles, nos enseñaba que lo principal para el hombre es el bien material sin este los demás no se consiguen.

No hace falta argüir a favor o en contra de este gran pensador sino, basta con ver la realidad en la que nos desarrollamos.

Soy realista no idealista, por tal motivo; os deseo que en este año que se aproxime no nos falte este bien tan apreciado como lo es “el sestercio”.

Y todo aquel que diga que el dinero no hace a la felicidad, le reto a asir un vagabundo o, uno que vive debajo del puente y lo sienta en su mesa y que le de comer o si no le convence eso que regale una parte de sus bienes, ya que el dinero no tiene valor para él.

Así que para estas fiestas esperemos tener un poco más de dinero. Ya que la existencia nos la exige. Vale aclarar que somos materialistas como hombre concreto que somos, no a la manera de ideología.

“No hay salud, ni plenitud, ni amistad sin dinero”. Esto a sus medidas nos adelantaban Alfred Adler y Sigmund Freud precursores del psicoanálisis que conocían muy bien el comportamiento humano.


¡Que no falte la pecunia en vuestras casas!

viernes, 15 de diciembre de 2017

Deseos para un nuevo año que se aproxima


Res, non verba!

Que el ser humano es: egoísta, envidioso, perverso, idiota, hipócrita, mojigato, soberbio, amante de los placeres más vil y rastrero, eso todos lo sabemos y, es imposible revertir pero, lo cierto es que podemos mejorar en ser un poco mejores personas, al menos intentar. 

Schopenhauer diría que eso es producto de nuestra voluntad inconsciente, o Freud diría que  estamos movidos por la libido y que a ella le debemos toda nuestra conducta.

No sé a qué se deba pero, lo cierto es, que el hombre se comporta así y la persona es miserable.

Volviendo a lo que nos interesa de cambiar como persona es, Intentar salir un poco de mi ego para ponerme en el lugar del otro sin que este me lo pida. Salir un poco de mi conformidad para ayudar al afligido.

Ahorrarse energía en no gastar palabras vacuas tales como: “Te quiero mucho”, que esas se la lleva el viento y, vienen de almas que soportan una psique desequilibrada emocionalmente, y que huelen a putrefacto. Más bien nuestra conducta debería tender a  “res, non verba”, obras, no palabras.

El mundo se construye con obras, con amor, con ideas. No con palabras sin sentido, huecas.

Antes de un; “te quiero mucho”, actúa, obra, haz el bien y ayuda a un enfermo, a uno que está en la cárcel, a un necesitado que le falta de todo y brindadle ayuda.
Los niños que duermen en la calle, no le ayuda la frase: “Te quiero mucho”.
Las personas con hambrunas de nada le sirven un  “Te quiero mucho”.
Un manco, un cojo abandonado, arrojado al destino pidiendo limosna no lo mejora con un; “Te quiero mucho”

Antes de esa frase hueca dile: “¿Necesitas ayuda?” o socorre a darle alivio al que cuida un enfermo y guárdate la frase que viene de la boca porque sola la que sale del corazón es auténtica.

Una madre que quiere a sus críos los protege del frío, le da el alimento, lo educa. No anda diciendo sino realiza obras.

 Sabemos que no es nada fácil pero, si al menos intentarlo y ser un poco más locos.

¡Critica menos, eso es fruto de frustración!

Esto es mi deseo para el nuevo año, en primer lugar cambiar yo como persona y luego tratar de que cambie el que tengo al lado.

Así que más obras y menos palabras, “Res, non verba”

¡No solo que su próximo se lo agradecerá sino también su psique sentirá alivio y paz!

jueves, 7 de diciembre de 2017

¡Ten cuidado de las estafas y protege tu máquina ante una sospecha!

Es sabido que delincuentes cibernéticos hackean  página de Facebook, que publican fotos en su perfil y etiquetan sus amigos en ellas.
Hoy más que nunca hay que estar muy atentos a estos fraudes ya que es muy común hacer compras por internet.
Aquí os dejo un enlace de un artículo que nos brinda información de cómo protegerse si usted le aparece publicidad sin su consentimiento.


Característica de la Novela

Aquí comparto con vosotros algunas características de la novela “Scribere Humanum est”   Scribere Humanum est en MyLibreto