Servirse de los ancianos como maestros. Parte II

Cuando la poesía dice más que los conceptos.

Habíamos dicho en otra entrada anterior, que todas las personas, sea en el ámbito que nos desarrollemos, necesitamos de maestros.
 Aquí podemos apreciar otro caso parecido, relacionado con el arte. La diferencia radica en que cambia en esta oportunidad el discípulo.
Seguimos con lo artístico, dado a que es en la poesía, en donde más natural se manifiesta la sensibilidad humana, acompañada con melodía.
Es válido plantearnos la pregunta; ¿por qué distintos artistas buscan a un mismo maestro?
Como también son válidas las distintas respuestas. Unos podrán decir:
- lo buscan porque es especial,
- transmite algo más que arte,
- su persona, su humildad, su afabilidad y todos los adjetivos que se le pueda agregar.
Otros dirán: que el arte hace a un mundo mejor, que entretiene.....
Pero de lo que debemos estar seguro es, que si el artista no es humano, no se pone al lado del otro, no se compromete con la sociedad,  es en vano.
En este vídeo que ilustra lo que estamos hablando, el discípulo dice: “cumplí el sueño de niño”.
Causalmente es porque está el maestro que le ofrece esa posibilidad y eso es la noticia, esa es la novedad.
Todo en la vida quien quiera ir por buen camino, necesita de maestros sin lo cual, solos están perdidos y desorientados.

Otra cosa para rescatar de este artista - José Luis Perales - y no de menor importancia, es su actitud en el recital que brindó en la ciudad de Mendoza haciendo alusión de lo acaecido en esa ciudad de conocimiento público. 
Solo fue implícito en el mensaje y le dijo al público quien lo fue a ver, intuyendo que el argentino se sentía un poco triste y angustiado por dicho suceso: “Aquí he encontrado gente maravillosa" y empezó a cantar la canción que lleva dicho nombre.
Esa actitud, para que el anfitrión no sufra por el hecho, solamente lo hacen personas que ven más allá de lo sensible, de lo empírico.

¿Será eso, que llamamos persona, que hace que lo sigan tanta gente?





Entradas populares de este blog

Rolex felicita a Roger Federer

“En busca de mi otro yo”

Pensamiento de Martin Heidegger